La verdad de África

A veces me pregunto, qué hago aquí. Solo, tan lejos de mi familia, tan lejos de todo. Viviendo con personas que hace solo unas semanas ni conocía. En un país donde todo es tan pobre y tan diferente. Supongo que esa reflexión es parte de la aventura. Siempre valoré de mí, la positividad con la que intento hacer frente a las situaciones difíciles y la capacidad de adaptarme a cualquier lugar. Pero aquí las cosas no son fáciles y a veces eso no es suficiente. Tus sentidos no dejan de recoger y almacenar cada día imágenes, conversaciones y situaciones muy duras que poco a poco van ahondando y haciéndote más débil y sensible. Estar con ellos a diario me hace reír, disfrutar como nunca del deporte, de la música, valorar muchas cosas. Pero el ver desde tan cerca realidades tan injustas también me hace sufrir y cruzar ríos de angustia e impotencia que hacen difícil no ahogarse.

Quizás sea positivo sufrir tragos amargos que quedarán siempre en mi cabeza. Tal vez sea bueno poder transmitirlo a quienes no tienen la posibilidad de venir a sentirlo o simplemente no quieren hacerlo. Al fin y al cabo todo es culpa nuestra. Una sociedad dominada por valores donde el poder y el dinero manipulan a diario el comportamiento de las personas, saltándose las normas más básicas de convivencia, humanidad y respeto. Todo esta justificado cuando la causa es llegar arriba, aún pisando al de abajo para lograrlo.

Bajo una delgada y superficial capa que envuelve África para mostrar al mundo lo que a algunos les interesa que vean de ella, se esconde un continente atrapado en un callejón sin salida. Desbordado de víctimas inocentes que aceptaron el rol que, desde arriba, su propia gente le impuso a cambio de míseras limosnas. Pisoteados ante la burla y el desprecio de quienes utilizan su imagen de pobreza, enfermedad y sufrimiento, para mostrar al resto de países el lado más triste y lucrarse de ello, haciendo más grande su patrimonio y riqueza. Aprovechándose de la ignorante buena voluntad de personas que, desde el otro lado del mundo, quieren aportar su granito de arena y hacer de este mundo un poco más justo.

Descubrir la verdad de un lugar tan especial como este no es fácil, pero lo es aún menos, aceptarla. Detrás de bellos e incomparables escenarios de preciosos parajes dibujados en una perfecta armonía y simbiosis entre el reino animal y la naturaleza, de niños que juegan con piedras en carreteras de arena y saludan con gigantes sonrisas, de mercados de frutas tropicales construidos con palos y maderas en playas vírgenes de arena blanca y paraísos sublimes, se esconde el teatro de crueles directores que escriben el diálogo de sus actores manejándolos como arlequines. Lágrimas secadas con el guión de la obra y cicatrices escondidas bajo maquillaje, hacen de éste, un teatro desalmado.

Quizás el secreto para descubrirlo y soportarlo es venir con los ojos abiertos, la mente atenta y el corazón muy fuerte. Enfrentarte a la verdad más dura sin perder la ilusión de tu sentido es el mayor de los desafíos. Abrazarte a aquellas inocentes miradas de niños que agradecen con sus sonrisas más sinceras tu pequeña ayuda, es el único aliento que te hace no detenerte y seguir corriendo hacia una meta en la que no todos creen, una meta en la que el camino a seguir no será nunca el camino más fácil, una meta que nos ayudará a todos a saber que aún podemos hacer mucho por ellos.

Anuncios

4 comentarios en “La verdad de África

  1. Ay pepito!!! Mucha fuerza y cdo tngas momentos de debilidad apoyate en esos niños que tan felices son con tan poco. Un besazo gordo fuerte y largo desde madrid. Se te quiere mucho

  2. Animo Pepe!!! Lo que estas haciendo alli es algo muy bonito, y creo y pienso que la angustia que entra es que das cuenta de que tambien se puede vivir sin dinero, sin algo material diario, etc etc, y te das cuenta de que con poco se vive igual o mejor de como has estado viviendo hasta ahora. Asi que sigue tio con tu proyecto. Y sobre todo que la gente se de cuenta gracias a ti de que existe algo diferente, mas bonito, honesto y humano que lo que tenemos aqui, Que ya solo nos queda el egoismo y la falsedad.

  3. Pepito, la razón de que estés ahí es para cooperar al bien del mundo. Así, con lo que tienes: con tu guitarra, con tus mini-olimpiadas, con tu testimonio al resto del mundo… tu aportación es infinita, por muy pequeña que parezca. Es imposible saber los frutos que puede producir esto, puede ser que ni siquiera lo veas inmediatamente, pero puedes estar tranquilo de que estas donde tienes que estar y que construirá en tu vida y en la de los demás!
    Un besito y gracias por contarlo

  4. Para poder llegar a una meta, lo ùnico realmente importante es ir dando pasos, poco a poco y uno a uno. Mucho ánimo, y adelante !!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s